EL NÚMERO CINCO

“EL NÚMERO CINCO” 

Publicado el 15 de  agosto, 2013 Reinamadre

( O el arte de combatir el aburrimiento) (Relato como para andar por casa en zapatillas y bata de watiné )

Empiezo a escribir sólo por aburrimiento para ocupar la mente pues necesito ahuyentar los fantasmas que me hacen daño, así que intentaré escribir sobre… ¡qué sé yo! (¡Con lo bien que me había montado mis “vacaciones!” …)
Nunca pensé que podría aburrirme y menos tan pronto pues sólo hace 10 ó 12 días que se fueron a Málaga Laura y las niñas, a pasar las vacaciones. La verdad es que estoy muy aburrida, así que me pongo a escribir que es lo único que hasta ahora no me había aburrido, lo que me pasa es que el ordenador este es nuevo para mí. Llevo mucho tiempo dedicada al “papeleo” del tema de Laura y me está costando hacerme a él. Tengo que practicar para recuperar lo que sabía, que no era mucho, pero lo suficiente para ver y aprender cosas. Ahora no me apetece coser, me cuesta enhebrar la aguja, leer me cansa. (¡Con lo que he leído en este mundo! ¡Madre mía! ¿Y la tele?… ¡Oh! la tele Para unos miel y para otros hiel…No quiero meterme en ese terreno cenagoso. ¡Bastante tengo con lo que oigo! Pero la tentación me impulsa a hacer dos preguntas. Sólo dos: 1ª¿Sabemos leer entre líneas? Y 2ª ¿Somos objetivos?… ¡Ahí lo dejo!… y me voy. Espero aburrirme de nuevo y entonces volveré. Mientras tanto… ¡adiós!… hasta el aburrimiento próximo.
¡Hola! Aquí estoy, otro día con otro trozo (¡Huy! Perdonad la cacofonía) de aburrimiento. Mirad todo lo que llevo escrito y todavía no he encontrado el tema. Bueno, por lo menos estoy entretenida escribiendo… sobre nada Siempre he tenido a mano algún motivo, aunque no hayan sido de cierta profundidad. Confieso que no tengo la suficiente preparación para ello. ¿Sobre qué tema escribo, pues?
Estoy sorprendida, dado mi carácter abierto y a veces jocoso; ¿qué me pasa? ¿Será la edad? !Seguramente¡ Y me acuerdo del latinajo: “omnia tempus avete” que viene a decir más o menos: “Todas las cosas tienen su tiempo“ (La e última no se pronuncia ¿eh?) Esto me lo enseñó un cura, ¡que yo no sé latín ¿vale?) Llevo un rato tecleando y ni por esas “ se me aviene a la sesera” alguna idea.
(¡Nada! Sigo con la mente en blanco) Empiezo a pensar que la edad me priva de lo que siempre ha sido mi afición: escribir.¡ Y es que tengo ya tanos años!… (“Omnia tempus”…) Nací en el 1925… ¡tela!)
(Me voy, si vuelvo es que sigo aburrida)
———————————————————————————————————
Pues ya véis, he vuelto porque sigo aburrida, pero he encontrado el tema Voy a escribir sobre mi número preferido: todos lo sabéis, es …¡EL SIETE! ¡
Siempre digo,por ejemplo (cuando viene al caso, ¡claro!): “llevo siete horas esperando” o “te lo he dicho siete veces”. En fin, El siete es mi número. ¡Pues allá voy! Mas, enseguida me freno He oído que el SIETE es un número cabalístico… Y eso ¿qué es?. Para mí es un dilema porque ¿quién se mete en ese berengenal por mucho Google y Wikipedia que se tenga? … Decididamente queda desechado el número Siete.
Así que, puesta a escribir sobre números y presionada por el empeño de lo que, al fin y al cabo, me parece una originalidad, pienso en el año en que nací 1925, y encima múltiplo de Cinco… pues ¡venga,! ¡ No se hable más! ¡Queda aprobado por unanimidad… el número… (silencio, pausa…suspenso)
¡ CINCO!
(¡Aplausos! por deformidad parlamentaria)
Suena bien el Cinco ¿verdad? Y además, ¡casualidad! se fueron a Málaga el día Cinco Laura y las niñas. Pues ¡hala! A por el Cinco. (A ver lo que me sale).
De momento cuento una trastada que hice con cinco años; lo sé, más que por mi memoria, por las veces que mi madre lo refería. Le tiré una pidra a un niño y le hice una brecha en la frente, le salió sangre. El resultado fue que la familia del tal era muy brava y me sentenciaron hasta el punto de que mi madre tenía que llevarme al colegio a diario evitando así la revancha.
Supongo que haría más trastadas porque yo era un trasto, pero no se trata de aburriros y aburrirme con esta clase de CINCOS. Mejor echo la red por otro lado y memorizo otros más reconfortantes, cuya casualida me lleva a rememorar situaciones entrañables relacionadas con el número Cinco Por ejemplo: éramos Cinco hermanos; la mayor era Isabelita ¡que nació un domingo,veinticinco de marzo! fiesta de la Ancarnación. Los entendidos en el Santoral decían que esa fiesta caía en domingo, sólo cada veinticinco años. Mi hermana Pepi tambien trajo un Cinco pues nació un quince de agosto. ( Casualidad también por ser múltiplo de cinco) “Mirmano” ¡Ah! “mirmano” No trajo ningún Cinco pero trajo un don especial. El Don de la paciencia.
Será por eso que lo queremos tanto
¡ Es un bendito de Dios! ¡Y se llama como el Papa! ¡Francisco!
Me casé , o nos casamos, en septiembre del año 1954 ¡Lástima! Por poco sale otro Cinco, pero…¡albricias! En julio del 1955 nos nació nuestra primera hija, Anabel. (Trajo a pares los CINCOS)
Laura nació en el 1961; no trajo el CINCO en su nacimiento pero… otro ¡albricias!: nació en mayo, el quinto mes del año y … otra casualidad! cumpleaños de mi madre. ¡12 de mayo!
¡Ah! Tengo cinco nietos . ¡Otro Cinco más! ( Paula, Tanja, Jakko, Claudia y Sara. Sólo Claudia trajo un Cinco. (¡Ocho de mayo! Quinto mes) ¡Un Cinco más! (Por cierto, he rapiñado otro Cinco. Éste: papá nació el diez de agosto, múltiplo de cinco y día de San Lorenzo, por eso le pusieron Manuel Lorenzo de nombre y ¡resulta que el año del martirio de San Lorenzo fue en el 258. la suma de estos guarismos da quince, múltiplo de cinco. ¡Huy!… ¡Huy! Qué terminología tan refinada gasto. ¡Gracias, papaíto Google… ¡Otro!… ¡Otro!… He rncontrado otro Cinco ¡14 de agosto! (uno, más cuatro igual a Cinco) cumpleaños de Jakko ¿Cuántos Cincos van? ¿Es casualidad o es que tengo mis resortes para sacudir el aburrimiento?
(Ahí queda eso, por hoy)
———————————————————————————————————
¡Hola! Aquí estoy recogiendo todos los Cincos que puedo.
“¡Alas Cinco de la tarde!”
(¡Ay! Federico!… ¡Federico!… Acuñaste una frase lapidaria de luces y sombras: Fiesta y muerte)
Me quedo con las luces pues las sombras me pondrían triste recordando lo que tú sabes y yo y el !mundo entero!
¡A las Cinco de la tarde! Fiesta taurina He acertado con esta elección porque soy muy aficionada a las corridas de toros desde niña; tendría yo unos 10 ó 12 años cuando mi padre, gran aficionado, me llevaba a los toros muy a menudo pues por aquel entonces se celebraban corridas en una plaza que había en la Hípica. Sigo con esa afición pero me considero tan taurina que no me gusta lo que hay hoy: el toreo tremendista. (“El salto de la rana”,… “el teléfono”… incluso los desplantes toreros que se hacen sin saber bien en qué punto está el toro para poder lucirse. (A más de uno se le ha arrancado el toro, lo he visto)
José Tomás es un fenómeno pero ¡hijo! no hace falta arrimarse ni tanto como tú ni tan poco como Curro Romero (cuando no le sale el toro propiado.) Tú, José Tomás, estás rozando el tremendismo; ¡ignora a los del siete ¡hombre! Son unos sádicos. (Esto dicho desde la humildad de mi igorancia)
Otra frase muy taurina es “no hay quinto malo” Pues…no sé…no sé hasta qué punto es cierta. En muchas ocasiones ha fallado y sin embargo, el pundonor torero del diestro ha pedido el sobrero y se ha llevado hasta el rabo . (Casualidades caprichosas)
Bueno, divago sobre esto y paso el tiempo; volveré seguramente con otro trozo de aburrimiento.
————————————————–
Pues aquí estoy. Ayer, en un rapto de nostalgia me asomé para ver el mar…¡la mar!…¡Oh! mar!…¡soberbio mar!— ¡Oh!Proceloso mar!… ¡Oh! Mar hirviente! ¡Yo te saludo! (Así, ¡perfectamente. Me ha salido muy bien. = Ya sé que al mar le tiene sin cuidado= que le salude o no= pero deseo que vea el mar = que estoy bien educado; no quita lo cortés a lo inspirado.)
(¡Se me fue la olla! ¡Perdonad! Es que este Vital Aza era, además de un buen médico, un poeta consagrado.
¿Por dónde iba?
¡Ah¡ sí la mar! ¡Qué serena! ¡Qué buen día de playa! ¡Cuánto he disfrutado a diario en esa playa! ¡nadar!… ¡nadar!… ¡aire1… ¡libertad! …¡ venga!…¡vamos hasta la bolla! Alguna remilgada se resistía: “¡huy!, la bolla está muy lejos!… La animábamos “ ¡Qué va!… y además en el medio hay un banco de arena, donde descansamos siempre. ¡Venga!… ¡anímate! Por último se animaba pero al llegar… ja ja ja daba yo la voz: ¡atención!… ¡¡salvavida incorporado!! La remilgada no sabía lo que significaba eso; todas, que éramos un buen grupo sí, y entre risas y aspavientos nos “incorporábamos” el salvavidas que consistía en bajarse los tirantes del bañador. ¿Os imaginais la escena?:Ja ja ja ja Los turgentes, los flácidos, los orondos, los pequeños, todos… todos flotaban, en absoluto recato pues ni siquiera nos veíamos unas a otras y además,un apunte muy importante: no había nadie. La remilgada volvía a resisterse pero al final “picaba”- Risas, risas y más risas. ¡ Qué tiempos!
(Hoy le he cogido una buena mordida al aburrimiento).
Me voy ya porque advierto que le he tomado gusto a esto y no quiero que se me convierta en una rutina porque la rutina embrutece. Así que, ¡adiós! ¡Hasta el próximo “bocado”
———————————————————————————————————
Se me olvidaba un Cinco muy especial: es decir, lo he contabilizado ya pero no he puesto el suficiente entusiasmo conque lo vivíamos y ahora que se acerca ese CINCO, creo que debo vivirlo a mi aire, serenamente, esforzándome en ahuyentar las malas vibraciones, y soltar la soga de mi edad que me está asfixiando. Nadie me recordará ese Cinco. ¿Cómo podría ser si yo no recuerdo las fechas de nadie?
He aquí el celebérrimo y recordado Cinco que tiene su historia.
!25 de julio, día de Santiago Apostol¡
Mejor escribiré el poema que sintetiza la “historia! (Está en mi libro “Mis Vivencias y Ocurrencias”) Así no resultaré cansina. Pero ya, de antemano prometo no aburrirme. Ese 25 de julio será sólo para mis recuerdos y vivencias Ese día voy a estar alegre, lo prometo. Incluso evocaré aquello de “no hay quinto malo” Por algo va a ser el último Cinco de este relato y precisamente no ha sido por casualidad, sino por Causalidad.
( No me acuerdo de más Cincos.) Lo dejo pues, pero antes ecribo el poema ¡Adiós!
¡Hasta el próximo aburrimiento!
———————————————————————————————————
¡Muralla de la plaza Aljibe!
En un 25 de julio= del año 52= y no con poco rubor= dije “sí” al que yo amaba= y fue en la Muralla. (¡Cómo manejo la negrita ¿eh? ¡Mi trabajo me ha costado.) Sigo—– Y al siguiente 25= del mes que menciono aquí= con el corazón feliz= y la mente iluminada= volvimos a la Muralla.= Y siempre en la misma fecha= todos los años seguidos= por evocar lo vivido= en la aventura empezada= volvíamos a la Muralla.== Siempre por fidelidad= hecha rito la visita= también con nuestras hijitas= y la ilusión acentuada= volvíamos a la Muralla= Allí gozábamos mucho= en esa colosal ventana= viendo el bello panorama= de toda Melilla y sus playas= y era desde la Muralla.
Hoy he subido yo sola= adonde estuvo el secreto= la he tocado con respeto= y me he vuelto desolada= … de la Muralla.
(marzo del 2000)
¡Vaya! No se cumplió lo de “ no hay quinto malo” porque èste sí ha sido malo, me ha entristecido. ¡Me voy! ¡Me voy! Mañana será otro día. ¡Adiós
———————————————————————————————————
Aquí estoy con la ración de aburrimiento de todos los días pero se me ha acabado el tema. Ayer eché el cierre de los Cinco, así que, como tema recurrente cogeré el tiempo.
Me extraña que se hable de tanto calor, yo aquí estoy muy fre squita, me parece como si no hubiera llegado el verano aún y creo que por las propias leyes físicas, (¿Físicas? ¿No seran meteorológicas…o las dos? ¡ Yo qué sé! Mi ignorancia me mete en cada lío… menos mal que luego añado lo de “desde mi humildad” y esto me salva. Bueno, dicho en román paladino, que ya es tiempo de que se note el verano. Estoy bien, pero hecho de menos a Laura y las niñas. ¿Cuánto falta para venir? ¡Si es que no sé ni en que día vivo! Tenía que haber puesto la fecha de cada día en que resuelvo mi aburrimiento aquí. Pero me iba a resultar algo así como un Diario. ¿Un diario yo? ¡Quita!… ¡quita! No he visto cosa más cursi y más hipócrita. ¿Se escribe la verdad y sólo la verdad? (Perdona Ana Frank, tú sí escribiste la verdad y nada más que la verdad) ¡Qué buen testimonio aportaste a la Historia!
¡Ay! Se me fue el hilo__ ¡¡¡Soraya!!!== ¿Qué día es hoy?== Es la “martes”== (¡Anda!, mártes! ¡”Ni te cases ni te embarques” ¡Tonterías! Yo me casé en mártes. 7 de septiembre año 1954… y ¿qué?.)
No tengo un calendario a mano, mi punto de referencia es el día que se fueron: el cinco de julio = ¡¡¡Sorayaa!!! ¡ dime el número del día, no el de la semana!… = ¡”Ah!, pardona…mera, ti traigo la calentaria di la nivera pa que tú la mera”== (ja ja ja, me río pero la entiendo).
Miro la “calentaria.” Es veintitrés…¡uf! Veintitrés… veinticuatro… veinticinco … ¡veinticinco de julio! Por poco se me pasa. Ha sido un lapsus ya que en mi ánimo estaba la intención de vivir esa fecha sin un minuto de aburrimiento. “¡Borrachera y baile público!”
Mañana le encargaré a Soraya que compre los papelillo y los confetis. Ja ja ja ¡Venga! a tirar la casa por la ventana, pero ahora a la butaca y a poner las piernas en alto, que con este entusiasmo se me ha ido el santo al cielo. ¡Adiós! ¡Mañana será otro día!
¡PREMIO!
Para quien encuentre una falta de ortografía en el presente relato.
El ganador o ganadora recibirá un sobre con una cantidad crematística en “diferido” o “simulado”

———————————————————————————————————

¡¡CORTO Y CAMBIO!!
¡¡horror!!

¡24 de julio!
¿Cómo no iba a cortar y sobre todo cambiar?
¡La noticia me dio un mazazo! No solamente a mí. El mundo entero tembló ante semejante tragedia. (Se me descolocaron los esquemas pensados en calma) Me quedé como todo el mundo, aturdida; Doliéndome todos los dolores de los dolores ajenos que estaba vienco No cabía en mí tanta realidad. ¡Tantas historias inacabadas!… ¡derramadas! … ¡ensangrentadas!…¡tantos proyectos frustados !…¡tantos sueños… tantas ilusiones… tantas esperanzas perdidas!
¡Todo, todo lo arraso el mazazo de la muerte y cuando terminó su abominable tarea, todavía tuvo arrestos para irse a los Hospitales…
No puedo seguir, pero pienso que la tragedia que se vivió ha dejado a Dante y a Espronceda muy mermados en su inspiración poética. El primero con su “Divina comedia” y el otro con su “Desesperación” Sí, porque sus obras han sido fruto de su imaginación y, ya se sabe, la realidad siempre la supera. ¡Nadie podrá describir la realidad que se vivió!
Yo he quedado muy tocada. Hasta el punto de que quería borrar todo lo que había escrito, tan insulso. Después, lo pensé mejor y decidí dejarlo. Me servirá para ahuyentar los fantasmas de los que hablaba al principio de este relato, pero desde luego ni el siete,
ni el cinco ni ningún número me ayudarán a olvidar esta tragedia y en cuanto al Cinco especial… ése sólo me servirá para entristecerme.

(Por razones obvias no sigo escribiendo. Ahora toca sólo rezar para pedir por los que han quedado. ¡Que Dios los consuele!)

julio del año 2013
(…¡ y eso que empecé sin tema!…)
L. Jiménez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s